El Proceso

   

    El proceso se divide principalmente en 2 fases:
   
  • El alisado     
  • La fijación   

    Permite, además, introducir una serie de componentes que son nutrientes esenciales para un correcto desarrollo y la protección de la fibra capilar: queratina, colágeno, aminoácidos y cerámidas.

    Gracias al alisado japonés, no solamente el cabello queda alisado de forma duradera sino que, por expresarlo de alguna manera, el cabello renace bajo una nueva forma, con una nueva textura, más flexible y, lo que es importante, restaurado.

    Definitivamente, el alisado japonés es la solución perfecta para el cabello rizado, ondulado, o insufriblemente indomable.

    Pasan a la historia los planchados, los desrizados con productos devastadores, los alisados interminables, secador en mano, y las cabelleras rebeldes.

Copyright © 2010. Derechos reservados. María GanRSS